Archivo

Posts Tagged ‘Stanislaw Lem’

[Libro vs Película] Solaris

10/11/2009 2 comentarios

Solarissolarispeli

 

 

VS

 

Voy a inaugurar una nueva sección en el blog. Libro vs película. Creo que el título es lo suficientemente claro sobre el contenido de la sección. No soy crítico de cine ni literario. Sólo soy un aficionado y cómo tal voy a dar mi opinión sobre películas que vaya viendo que estén basadas en libros que ya haya leído. Intentaré valorar la película  como adaptación del libro y también como si fuera una película con una historia original.

La primera película escogida es Solaris, estrenada en 2003 por el director Steven Soderbergh con George Clooney como protagonista. Es una adaptación de la novela homónima de Stanislaw Lem, escrita en 1961, un clásico de la ciencia ficción. De hecho ya fue llevada al cine en 1972 por Andrei Tarkovsky. Antes de seguir, he de advertir que el texto puede contener spoilers, especialmente para los que quieran ver la película.

Lo primero que me llamó la atención de la película es la sustitución de uno de los personajes: En la novela, cuando Kelvin llega a la estación se encuentra con Snaut y Sartorius. Pues en la película no es así. Sartorius (el físico) es sustituído por una mujer llamada Gordon, que al menos es física también.

Así como en el libro habían capítulos enteros en los que el autor describía el planeta y los estudios realizados en el mismo me diante el recurso de repasar la bibliografía existente de los expertos en Solaris cuando Kelvin, en busca de respuestas iba a la biblioteca a documentarse, la película se olvida totalmente de éste. Solo cuando al director se le ocurre poner algún plano de la superficie de Solaris, sabemos que la acción transcurre ahí, pero por lo demás bien podría tratarse de un caso de esquizofrenia por parte de los personajes, recurso tantas veces utilizado en numerosas películas. Y es que es precisamente cuando Kelvin comprueba que no sufre ningún transtorno psíquico (curiosa la manera de comprobaralo, ideada por Lem), cuando el miedo a lo desconocido se hace más patente.

La película se centra casi exclusivamente en la historia de amor entre Kelvin y su esposa, con bastantes flashbacks a su vida pasada enseñando lo que fue la relación, mientras que en el libro desde un principio conocemos el desdichado final de su mujer, lo que hace aún más difícil de superar el hecho de que ésta aparezca de forma repentina en la estación.

La película empieza, transcurre y termina de forma dolorosamente lenta. Con una banda sonora que intenta dotarla de la sensación de miedo y claustrofobia que posee el libro, pero sin llegar a conseguirlo, dotándola de un poder somnoliento difícil de contrarrestar.

Nos encontramos pues ante una adaptación horrorosa de un libro magnífico. Así como el libro mantiene varios frentes abiertos y consigue mantenerlos a gran nivel, la película se centra en uno y aún así no es capaz de mostrar los distintos sentimientos humanos que experimenta el personaje principal con la claridad con la que Lem los hace patentes en el libro.

Podríamos definirla como la manera de hacer una película muy prescindible ya no solo para los que hayan leído la novela a partir de una gran obra de la literatura.

Como anécdota decir que en la película, haciendo el papel de Snaut, aparece Jeremy Davis, el físico que aparece en la serie Perdidos. Y la verdad que caracterizando científicos excéntricos no tiene precio.

Tengo por aquí la adaptación hecha en el 72, aunque se me hace un poco pesado verla porque está en ruso con subtítulos en español, pero en cuanto tenga tiempo de verla comentaré si le hace más justicia a la historia de Lem, aunque no creo que sea difícil.

Anuncios

[Reseñas] Solaris

04/11/2009 1 comentario

Solaris

Título: Solaris

Autor: Stanislaw Lem

Año: 1961

Solaris es uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción, la obra más conocida de Stanislaw Lem. Se trata en primera instancia de una novela de contaco alienígena, pero va mucho más allá.

La acción transcurre unos cien años después de la llegada del ser humano al planeta con la llegada de Kelvin, que va a trabajar en una estación que está en pleno estudio del planeta.

Cuando Kelvin llega se encuentra la estación completamente desolada, casi sin vida. Y no tardará en darse cuenta de que las cosas no van bien.

A través de las lecturas que el personaje principal va haciendo de una gran cantidad de libros escritos por solaristas (estudiosos del planeta) iremos descubriendo lo que el hombre encontró al llegar a Solaris: En un principio se pensó que el planeta carecía de vida, pero luego se descubrió que el enorme océano que está presente en casi todo el planeta tiene vida propia y controla incluso la órbita del mismo. Además conoceremos algunos comportamientos del océano e incidentes ocurridos en el intento de interacción con el mismo y las múltiples interpretaciones realizadas por los expertos. Nos encontramos pues ante una historia de primer contacto muy distinta de lo que estamos acostumbrados a ver, en el que el ser humano se muestra incapaz de comprender a un ser nuevo totalmente distinto a nuestra naturaleza.

Sin embargo, aunque este tema daría y ha dado para mucho a lo largo de los años, Lem no se contenta con ello y a pesar de haber conseguido una historia distinta y original se centra sobre todo en explorar lo más hondo de la mente humana y los sentimientos y miedos de la misma siendo esta parte lo realmente extraordinario de la historia. Y es que por momentos se podría considerar a ésta como una obra de terror, en la que sentimos la angustia y desesperación de los personajes ante lo desconocido.

Como parte negativa de la obra, creo que pueden llegar a resultar un poco pesadas algunas descripciones de los fenómenos ocurridos en el océano, haciendo que el lector se pierda un poco o le reste interés. Aun así, se trata solo de una pequeña parte y en general la descripción que el autor hace del planeta es de gran interés debido a lo original de ésta.

En definitiva, nos encontramos ante una obra maestra del género, que todo buen aficionado debe leer. Un claśico entre los clásicos.